Cañon del Atuél

Hombres trabajando para tratar de despejar el camino que accede al cañón del Atuél.

La excursión del Cañón del Atuél es para ver, no tanto para contar, mas que nada por que me estoy poniendo monótona en el relato… Los paisajes son increíbles, es así de simple y contundente: Mendoza es sencillamente hermosa.

Voy a hacer otro paréntesis. La excursión del Atuél la hice dos veces (les conté que tuve buena suerte y buena onda con la gente de la agencia y se apiadaron de mi). Si, la primera no pudimos recorrer el cañón, por que durante la noche había llovido tanto que hubo desprendimientos y el camino estaba bloqueado. Me pregunto ingenuamente: ¿La agencia no podrían haber sabido de antemano que no se iba a poder hacer el recorrido prometido? Creo que este es un tema que todas los que venden excursiones deberían considerar mejorar: si no pueden garantizar el recorrido ofrezcan alternativas o devuelvan el dinero. Creo que es fundamental darle al turista la posibilidad de elegir.

Milhojas, bordeando el Atuél.
Milhojas, bordeando el Atuél.

 

Museo de cera en el cañón de Atuel. Una de las paradas obligatorias de la excursión.
Museo de cera en el cañón de Atuel. Una de las paradas obligatorias de la excursión.

 

canondelatuel_01
El submarino, sin duda, es uno de los paisajes mas bellos de la Argentina. cuando me bajé de la combi tuve que extender la mano para asegurarme de que no era un foto gigante lo que tenia delante de los ojos.

 

Valle Grande, desde la pared del dique.
Valle Grande, desde la pared del dique.

Rafting en el Atuél es una excelente opción para quienes -como yo- nunca lo hicieron. Es muy tranquilo, de grado 2 / 2.5 (los ríos se miden del 1 al 6 ) de hecho al Atuél es un río escuela, ademas de que una nena de 5 años vino con nosotros en el bote. Si ella se animó yo no podía quedarme atrás!

Ahí vamos, recien comenzaba el rafting, de unos 40 minutos. Pero a mi se me pasaron demasiado rápido.
Ahí vamos, recien comenzaba el rafting, de unos 40 minutos. Pero a mi se me pasaron demasiado rápido.

El recorrido, obviamente, es hermoso. El agua estaba helada (El Atuél es río de deshielo). El instructor -muy divertido- hacía que nos mojáramos cuando se le antojaba. Conocen  el río de punta a punta, parecía como si tuviera el control de las corrientes y las olas. Así que mas de una vez nos amenazaba: “Me parece que estas muy tranquila ahí… me parece que ahora te va a agarrar una olita …” ¡¡¡plaaaf!!! “Cuidado por que me parece que te vas a mojar…” ¡¡¡re-plaf!!! fue muy divertido, y nos hizo remar como locos.

Volviendo a San Rafael, pasamos por una bodega, y saqué esta foto, que sin duda, fue una de mis favoritas de todo el viaje.
Volviendo a San Rafael, pasamos por una bodega, y saqué esta foto, que sin duda, fue una de mis favoritas de todo el viaje.

Leave a Reply