Paisajes de otro planeta

Por la tarde nos fuimos al Valle de la Luna y al Valle de la Muerte (o de Marte). Y sin duda lo mas lindo fue la Gran Duna y ver el atardecer desde la piedra del coyote. Observar como cambian los colores en el horizonte y como se tiñen las diferentes formas rocosas y arenosas es alucinante. La velocidad con la que baja la temperatura, una vez que el sol desaparece, es de película; el viento sopla helado y la temperatura cae tan rápido como el sol.

chile2014_009_ma
La Gran Duna

El Valle de la Luna se encuentra en plena Cordillera de Sal, al borde del Salar de Atacama y dentro del parque Nacional Los Flamencos (la excursión no incluye la entrada al parque, hay descuento para estudiantes). No hay vida vegetal ni animal, sumado a la falta de humedad lo convierten en el lugar mas inhóspito del planeta. Y sin embargo a unos kilómetros se encuentra San Pedro.

chile2014_010_ma
Valle de la Muerte

En estos lugares es donde no puedo dejar de intentar empezar a entender lo diminuto que somos. Es difícil de asimilar la inmensidad del paisaje y al ver que nada se mueve delante -mas que los turistas al borde de los precipicios- es como si alguien hubiera apretado el botón de pausa a la película.

chile2014_011_ma
El Licancabur, siempre.

Con Noe nos conocimos personalmente cuando me fui a visitarla a San Juan y aquel entonces recorrimos el Valle de la Luna sanjuanino. Parece que estamos destinadas a visitar juntas los paisajes lunares del mundo.

chile2014_012_ma
Noe en la piedra del coyote.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Social Network Widget by Acurax Small Business Website Designers